El reconocido economista y filósofo británico Adam Smith fue quien introdujo por primera vez la libertad económica como concepto para lograr definir el momento más eficaz del mercado en su trabajo titulado “La riqueza de las naciones“. En su trabajo Adam Smith logró definir al individuo como el ente que busca a todo momento maximizar su bienestar, por lo que acostumbra a consumir todo aquello que sea atractivo de acuerdo al precio que logre satisfacer sus necesidades individuales.

Esta teoría de la libertad económica está relacionada al libre mercado, ya que deja de lado cualquier tipo de intervención por parte del Estado, ya que una maniobra de estas características puede provocar que haya defectos en el mercado, por lo que se pueden producir excedentes de oferta o excedentes de demanda, ya que el Estado lo que hace generalmente es fijar un precio en el mercado.

libertad economica

El egoísmo de los agentes que intervienen en el mercado es fundamental para entender este concepto, puesto que la teoría fue fundamentada únicamente en la necesidad de las personas y organizaciones de satisfacer sus propias necesidades. Posteriormente se añadieron a esta teoría nuevos supuestos, como es el caso de la responsabilidad empresaria y la forma de actuar de manera sustentable, para de esa manera preservar los recursos para las próximas generaciones.

Los defensores de esta teoría manifiestan que cualquier tipo de regulación o prohibición atentaría directamente contra los derechos personales, es por ello que en muchas Constituciones se lo considera como un derecho inalienable de los seres humanos, el cual no puede ser vulnerado por el Estado, quien es el principal actor que se encuentra interesado en intervenir en los diferentes mercados.

Consecuencias de la economía en libertad

  • Una de las consecuencias directas de la libertad económica fue el libre cambio, una idea que ha revolucionado el mercado actual, puesto que ha facilitado la comercialización de ciertos productos altamente necesarios por ciertas economías. Particularmente esta doctrina económica consiste en quitarles los impuestos que gravan los productos de alta necesidad de cierto país, para de esa manera facilitar el comercio.
  • Por otra parte la libertad empresarial ha sido establecida como un modelo de negocio a seguir por los países más desarrollados, en donde se la excluye de cualquier decisión gremial o sindical que pueda inferir en la producción de los bienes o servicios que ofrezca la compañía, una práctica que ha surtido resultado en este último tiempo, principalmente en las economías ligadas al capitalismo.
  • El surgimiento único de empresas por parte de la iniciativa privada es otro concepto que nace de la libertad económica, puesto que se excluye a la intervención del Estado como forma de nacimiento de una nueva organización de este tipo, puesto que no puede existir una economía planificada desde el sector público.
  • Otras de las consecuencias que dejó la libertad económica fue el derecho de la propiedad privada, el cual contempla la libertad de adquisición, uso y transmisión.
  • La libertad de contratación es una de las tantas consecuencias que dejó el concepto ideado por Adam Smith, la cual consiste en un derecho que disponen las personas para decidir con quién y en qué condiciones celebrar contratos, algo que hoy en día parece bastante común, pero hasta hace unos años era un derecho al que no podían alcanzar la totalidad de las personas.

La libertad económica es una de las teorías más criticadas del mundo moderno, puesto que se la considera como un modo de producción puramente capitalista, en donde grandes economías como Karl Marx y John Maynard Keynes no tan solo la criticaron, sino que la refutaron con la ayuda de argumentos que proponen la intervención del Estado para de esa manera incentivar ciertos segmentos de un sector productivo, como puede ser el caso de la implementación del plan New Deal propuesto por Roosevelt para sanear la crisis iniciada en los Estados Unidos en 1929, la cual repercutió en la Gran Depresión y en diversos países del mundo, principalmente en Europa.

Según el índice de Libertad Económica elaborado por la Fundación Heritage, en el 2014 los países con mayor libertad económica del mundo son Japón, Australia, Estados Unidos y el Reino Unido. En cambio los países que menos libertad económica poseen son Corea del Norte, Cuba, Irán y Venezuela.

Existen varios fenómenos económicos modernos que se dan con frecuencia, los cuales tienden a repercutir seriamente en la economía, como es el caso de la inflación, en donde muchos economistas acostumbran a atacar directamente a la libertad económica como causante de dichos fenómenos, por lo que proponen medidas mucho más intervencionistas, como es el caso de precios mínimos, privatizaciones, reconversiones, entre otros recursos económicos que cada vez alejan más a los primeros postulados acerca de la libertad económica establecidos por Adam Smith.

La ola intervencionista más reciente fue la implementada luego de la crisis bursátil del año 2008, la cual nació con una crisis hipotecaria y terminó por impactar de lleno a las grandes economías europeas, generando desempleo masivo y desconfianza de los grandes capitales. Es por ello que el Estado de cada uno de los países afectados dejó de lado la libertad económica establecida por el libre mercado, e implementaron diversas medidas para lograr incentivar ciertos sectores, y de esa manera lograr salir a flote nuevamente.

Los principios de libertad económica han sido fundados de acuerdo al hecho de que se cree que generan más empleo, menos pobreza, una mejor calidad de vida, esperanza de vida superior, y a su vez el hecho de mejorar económicamente la individualidad de un país frente al mundo, ya que genera una mayor cantidad de inversiones y de puesta en marcha de negocios que aumentan numerosamente la posibilidad de los países de competir a nivel internacional con las economías más fuertes.

Estudios determinaron que las personas que viven en países que económicamente son libres logran ser más felices en el sentido de no tener restricción alguna a cualquier actividad que necesiten realizar para mejorar sus vidas, es por ello que cualquier otro concepto económico que refute a la libertad económica tiende a ser muy criticado por la sociedad en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *