La identificación de oportunidades de negocio es central para generar un emprendimiento; sin embargo, una idea en sí misma no tiene mayor valor. Ésta sólo será valiosa si logramos transformarla en un negocio rentable y sostenible.

En las secciones anteriores hemos brindado algunas herramientas para que el lector identifique oportunidades a partir de un análisis estructurado de sectores económicos y las posibilidades que éstos ofrecen. Ahora es necesario evaluar si efectivamente estas ideas u oportunidades tienen posibilidad de convertirse en una innovación empresarial. A continuación daremos algunos insumos para evaluar y analizar si las ideas tienen mercado o si simplemente son espejismos.


Supongamos que a partir del análisis de las tendencias se encuentra que el cuidado para las personas de la tercera edad tiene un potencial sin explotar. Surge, entonces, la inquietud de crear un centro médico que trascienda la idea de “consulta” y vincule elementos como spa, terapias alternativas, recreación, entre otros. ¿Cómo saber si la idea tiene viabilidad? Un primer paso ya se dio al analizar la industria y la oferta actual.

validar-oportunidad-negocio

Seguramente se encontró que son muy limitados los servicios especializados (no médicos) para esta población. Además, se identificó que el sector de los gimnasios y spas han tenido un crecimiento muy importante en los últimos años. No obstante, la mayor parte de ellos se concentran en otros mercados. A raíz de eso –y tomando como referencia la estrategia del negocio expandible en oportunidades en otros sectores de la misma rama (ramas de negocio del mismo árbol) – se dedujo que se podían crearse “centros médicos y deportivos” para personas mayores.

De allí este ejemplo que te puse, que las oportunidades pueden nacer de otro negocio ya planteado y hay que saber identificar el lugar, el momento y la forma correcta de expandir un negocio dentro del mismo.

Hasta ahora la oportunidad de negocio tiene buenas perspectivas; sin embargo, no es suficiente con los datos recolectados hasta el momento.

Digamos que un emprendedor va a crear el negocio de un “centro médico deportivo” para adultos mayores y para tal efecto alquila un local, compra unas máquinas y contrata personal médico. Si no investiga el mercado seguramente prestará servicios que él o ella crea que necesitan los compradores. Si, en cambio, antes de abrir el local analiza el mercado en relación a qué tipo servicios se necesitan, cómo desean recibirlos, qué hace falta, qué quiere la gente, etc., la posibilidad de ofrecer un servicio exitoso sería mucho mayor.

Para saber si realmente la idea tiene fundamento es pertinente dirigir la atención a los posibles clientes e indagar sobre sus necesidades, perspectivas, motivaciones y deseos. La investigación de mercados resulta una herramienta central para este propósito. Esta práctica, común en el mundo de los negocios, consiste en una objetiva y sistemática identificación, recolección, análisis y uso de información para mejorar la toma de decisiones en marketing.

Las investigaciones de mercado tienen diversos alcances y metodologías. Aquí nos concentraremos en aproximarnos de manera general a dos tipos que le son de mucha utilidad a un emprendedor: las investigaciones exploratorias y las descriptivas. Las primeras se refieren a metodologías de investigación que se utilizan para explorar un problema o situación. Estas investigaciones se hacen para proveer entendimiento y conocimiento sobre el tema, del cual poco se sabe. Las descriptivas, por su parte, son investigaciones que pretenden detallar las características o funciones del mercado objetivo.

Como conclusión, mas vale primero informarse y tener a la mano toda la documentación para abrir un local en un rubro especifico y que este a su vez tenga ramas de mercado que se puedan aprovechar dentro del mismo sector ya sea de servicio o producto y así de esta forma validar una oportunidad de un nuevo negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *